You are here:Artículos y Documentos por Temas |Anticoncepción|Consecuencias sociales de la anticoncepción|Consecuencias de la anticoncepción y el control de la natalidad mediante los abortivos

ELIGE SUB-SECCIONES en "Anticoncepción"

La píldora anticonceptiva

Jueves, 29 de Septiembre de 2011 22:46

Consecuencias de la anticoncepción y el control de la natalidad mediante los abortivos

No fue difícil ganarse a los médicos para esta causa. Para ellos, y para el público en general, se difundió sutilmente la consigna: "prevenir es mejor que abortar". Para el médico, además, esto significaba mucho dinero.

Por Rudolph Ehmann, M.D.

I. Aspectos éticos y médicos de los anticonceptivos y los abortivos

La anticoncepción está inseparablemente ligada a la lamentable situación moral y espiritual de Europa y de todo el mundo industrializado de nuestra época. Elogiada como una bendición por unos, pero considerada como una maldición por otros, la anticoncepción ha logrado los más variados cambios sociales e ideológicos.

Por primera vez en la historia de la humanidad -y en gran escala- ha llegado a ser posible separar la procreación de las relaciones sexuales.

Lo que antes fuera una relación íntima y privada, de pronto ha salido ahora a la arena pública. Se ha exigido el "derecho" a disponer del sexo libremente, rompiendo los límites señalados hasta ahora por la ética. El principio del placer se ha puesto por delante del propósito biológico de la sexualidad: la procreación. En teoría, ha sido la "ola de pornografía", acoplada a la revolución sexual, la que puso este proceso en acción; en realidad lo hizo la "mentalidad anticonceptiva".

Como parte de este proceso, ocurrió algo de lo que no se había oído hablar antes: el control de la natalidad había llegado a ser un asunto casi totalmente médico. El médico, hasta entonces promotor y guardián de la vida, inesperadamente y sin saberlo inicialmente, llegó a ser un instrumento de prevención de la vida, y por tanto, de una enorme reducción de nacimientos, cuyas consecuencias causarían mucho sufrimiento en el mundo occidental. Esta "medicalización" no ha ocurrido por casualidad, ya que la mayoría de los anticonceptivos modernos incluyen "drogas" en el más amplio sentido de la palabra. Por ejemplo, sustancias que interfieren de tal manera en el organismo humano que han hecho indispensable involucrar a especialistas competentes. La novedad ha sido que, por primera vez en la historia de la medicina, se han utilizado drogas en gran escala para propósitos que no eran médicos.

No fue difícil ganarse a los médicos para esta causa. Para ellos, y para el público en general, se difundió sutilmente la consigna: "prevenir es mejor que abortar". Para el médico, además, esto significaba mucho dinero.

Sólo un pequeño número de personas se dio cuenta de que esto era, en efecto, "pedirle al demonio que sacara al diablo", ya que, en forma simultánea, y en especial a través de supuestos teólogos morales, el concepto del "mal menor" se extendió ampliamente en todos los ambientes. Este concepto nunca falla; trabajó de forma insidiosa tanto entonces como ahora.

Además, casi nadie se dio cuenta de que, prácticamente al mismo tiempo, el aborto fue sistemática y progresivamente liberalizado en todos los países occidentales. Sólo este hecho estaría demostrando que la presentación del anticonceptivo no pudo haber sido sincera con su consigna "prevenir es mejor que abortar". Era evidente que siempre estábamos en la misma antesala, a saber, con los planificadores familiares (la IPPF: Federación Internacional de Planificación de la Familia), el Consejo de Población, etc.). Si se hubiera intentado seriamente la prevención, el aborto no se hubiese promovido y apoyado plenamente como un remedio para el anticonceptivo que ha fallado.

Tal como sabemos hoy en día, la anticoncepción y el aborto están vinculados íntimamente. No sólo, como veremos, en relación a sus mecanismos, sino sobre todo ideológica y psicológicamente. La anticoncepción efectiva busca prevenir evitando, y es el niño el que realmente se evita. Esto llevó al desarrollo de una creciente actitud negativa hacia el niño, producto de la concepción, actitud que rápidamente cristalizó en el concepto del niño como "enemigo". Como se trataba de la sexualidad -y por lo tanto lo que estaba envuelto era un impulso humano dominante- era inevitable que pronto tuviera prioridad sobre el niño. Cada vez más, el niño llegó a ser un subproducto no deseado de las relaciones sexuales. Cuando llegaba a ser concebido, a pesar del uso del anticonceptivo, era rechazado y abortado. Los promotores de la contracepción sabían muy bien que ningún sistema anticonceptivo, ni siquiera las píldoras abortivas ni los DIU's, ofrecían el 100% de confiabilidad, quedando entonces el aborto como el último recurso. Por eso, éste llegó a serles indispensable para garantizar la eficacia de los anticonceptivos y de otros métodos abortivos no quirúrgicos (o llamados "micro-abortivos") de control de la natalidad y, por consiguiente, también se le promocionó (1). Se sabe, por ejemplo, que en California el 40% de unos 500,000 abortos cada año, son consecuencia de los fallos de la anticoncepción (2). También es interesante anotar que, precisamente en aquellos países que aceptaron en gran escala la llamada contracepción moderna, las cifras de abortos en el mismo período de tiempo no disminuyeron, sino que aumentaron masivamente. Incluso, muchos reemplazaron eventualmente la contracepción por el aborto, a través de un cada vez más degradante cambio en la actitud, tal como se demostró en Yugoslavia. Finalmente, los planificadores de la población utilizaron el asesinato de bebés como un método regular de control de la natalidad. De este modo, la mayoría de los médicos cayó en la trampa del infame engaño "prevenir es mejor que abortar".

En relación con la liberalización del aborto en el mundo occidental, Bernard Nathanson acuñó el dicho: "la ingeniería verbal siempre precede a la ingeniería social". Esta definición se aplica tanto a la pornografía como a las frases: "prevenir es mejor que abortar", "el mal menor" y muchas otras.

¿Cuál fue la evolución de estas ideas? Primero, se presentó una re-evaluación parcial de los principios morales de siempre, que habían resistido la prueba del tiempo. Al aplicar el concepto "del mal menor", se dejó totalmente de considerar que uno no debe hacer un daño con el fin de obtener un resultado bueno. Además, en este tema, el efecto positivo no fue ni será nunca logrado; por el contrario, las consecuencias de esta actitud, fueron y serán siempre negativas.

Más aún, a través de este compromiso con aparentes valores morales, se hizo un intento para lograr un sistema de ética sin valores: uno no debe llevar a nadie a adoptar sus opiniones aunque estén bien fundamentadas. De aquí surgió la medicina al margen de los valores: medicina sin ética. El asunto llegó tan lejos que un colega "buen católico" que se opuso a la "Federación Mundial de Médicos que Respetan la Vida Humana" dijo: "No hay un sólo médico que no valore la vida humana". Este mismo médico justificaba que se diera acceso al DIU a las mujeres que lo desearan y que no fueran capaces de obtenerlo por sí mismas. Esta actitud pone de relieve otra consecuencia de la llamada "ética modernizada": la permisividad en la medicina. Si el paciente desea algo, el médico es sencillamente un proveedor neutral y libre de la presión de valores éticos. El médico se convierte simplemente en un ingeniero biológico, un funcionario pagado que otorga un servicio que se le solicita. Y esto, en la actualidad, se puede aplicar a cualquier tópico, desde la cirugía cosmética a la contracepción, desde el diagnóstico prenatal y el aborto hasta la eutanasia.

II. Resumen y consecuencias de la contracepción.

¿Qué le debemos a la contracepción de los pasados 30 años?

1) La llamada "anticoncepción moderna" ha hecho posible la permisividad sexual separando las relaciones sexuales de la procreación. El sexo llegó así a convertirse en el bien de consumo número uno y, en forma creciente, fue ocupando un lugar fuera de la sociedad matrimonial. La edad en la que tenía lugar la primera experiencia sexual bajó drásticamente entre la gente joven.

2) El aborto no pudo ser detenido por la contracepción: había aumentado precisamente en aquellos países con el más alto índice de aceptación de la "anticoncepción". Tal como había dicho en 1973 el famoso abortista Dr. Malcolm Potts: "Conforme la gente acepte la contracepción, habrá un aumento, no una disminución, de la tasa de abortos..."(3). Y añadió: "Ninguna sociedad ha controlado su fertilidad sin recurrir a un significativo número de abortos. De hecho, el aborto es a menudo el punto de partida para el control de la fertilidad" (4). La Dra. Judith Bury, de los Brook Advisory Centres, señaló en 1981: "Al contrario de lo que uno puede esperar, existe una evidencia arrolladora de que la contracepción conduce a un incremento en la tasa de abortos "(5). Así como la aceptación de los contraceptivos orales (CO) y de los DIU´s es relativamente baja en los países no industrializados, así también es muy difícil que, después de 30 años, la contracepción mejore la situación proporcionando protección contra el aborto. La frase "prevenir es mejor que abortar" se evidencia cada vez más como una mentira.

3) La contracepción es la destrucción de los fundamentos morales del mundo occidental, particularmente en las naciones cristianas. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se realizan anualmente cerca de 50 millones de abortos quirúrgicos. Esta situación destruye la moral de la sociedad, en especial la de los jóvenes.

4) La contracepción da como resultado el aumento de infecciones de transmisión sexual (enfermedades venéreas), debido a la permisividad sexual. Sus consecuencias son un aumento de la esterilidad femenina y de los embarazos extrauterinos. Todo esto conduce inevitablemente a la reproducción artificial: la fertilización in vitro y la transferencia de embriones, y por lo tanto a la posterior separación de la procreación y las relaciones sexuales. Debe tenerse en cuenta, que es la misma comunidad médica, entre otros factores, la que origina este fenómeno a través de la manera como lleva las cosas (p.ej. con la medicalización de la contracepción). Los contraceptivos abortivos no son medicinas, constituyen un combate químico dirigido por los médicos contra el cuerpo, principalmente de la mujer. De este modo, se cierra un gigantesco círculo vicioso. En la actualidad, la peor enfermedad venérea se considera que es la propagación del SIDA. Los contraceptivos orales están probablemente involucrados directamente en su propagación promoviendo más mutaciones virales malignas, facilitando las infecciones y apoyando el acceso a las enfermedades a través del debilitamiento del sistema inmunológico, similar al que producen los esteroides.

5) Existen otros efectos colaterales médicos serios, especialmente de los CO´s y DIU´s.

6) Otro efecto devastador es la masiva implosión de la población en las naciones industrializadas, que disminuye y envejece.

7) De este modo ha empezado la triste ruina de la vida familiar y de las naciones del Tercer Mundo.

8) Mientras tanto, continúa la búsqueda frenética de métodos nuevos y más perfectos de planificación familiar, ya que la contracepción actual es insatisfactoria debido a los efectos colaterales y a los márgenes de error. En parte estos nuevos métodos se encuentran ahora disponibles con el nombre de RU-486 (antagonista de la progesterona) y Epostane (bloqueador de la síntesis de la progesterona), combinados con prostaglandinas, que permiten el aborto médico hasta en las etapas más avanzadas del embarazo, reemplazando a la mayoría de los abortos quirúrgicos. También está la vacuna "anti-bebé " (vacuna anti-HGC) que pronto estará en uso, que es también un método de aborto temprano. De este modo, se lleva a cabo en nuestra sociedad el crimen perfecto del no-nacido, dando como resultado un verdadero holocausto. Puede decirse, por consiguiente, que la gran tragedia del cambio de siglo es la pérdida de vidas humanas que deberían de ser capaces de buscar sus propios destinos y que son impedidas de hacerlo.

A pesar de esta devastadora información, que no es un secreto para personalidades que ocupan un lugar importante en la toma de decisiones, no se detendrá esta evolución. Por el contrario, está iyendo aceleradamente hacia el abismo con una velocidad y una precisión increíbles...

El desarrollo de la contracepción, con todas las consecuencias que hemos estudiado, confirma la veracidad de la profética encíclica de 1968 Humanae vitae del Papa Pablo VI, la que era, es y seguirá siendo la enseñanza moral correcta, porque es la verdad. Creo que todo ser pensante puede deducir de los hechos conocidos, que las enseñanzas de la Iglesia no deben ser vistas como una molestia para la humanidad -mucho menos como un castigo-, sino como algo que es para su beneficio. Así se confiere al Primado de la Iglesia una merecida credibilidad.

La solución a esta situación tan confusa no puede depender del desarrollo de anticonceptivos más efectivos y más seguros -aún cuando fueran realmente preventivos y no abortivos en sus mecanismos- sino de la supresión de la permisividad sexual. Debe establecerse un nuevo concepto de la sexualidad humana. Incluso liberales como los que publican Obstetrical and Gynecological Survey expresan lo mismo diciendo: "Muchos compañeros (sexuales-promiscuidad si se prefiere esta expresión), no son un buen elemento para un matrimonio monógamo. Los hogares destrozados ocasionan 'niños huérfanos ...'. Necesitamos predicar el evangelio de la abstinencia pre-matrimonial. Como médicos de las mujeres, tenemos la responsabilidad de tratar al menos de educarlas. La enorme amenaza del SIDA es una buena razón para hacerlo y a menudo proporciona una buena oportunidad para debates "(6).

Especialmente se debe enseñar a la gente joven de hoy el propósito y el sentido de dar vida que tiene la sexualidad. Debemos aprender nuevamente a entender la importancia de las palabras "hechos a Su imagen". Dentro de este tema, el único camino que hará justicia al ser humano íntegro de una manera digna son, en nuestra experiencia, los métodos naturales de planificación natural de la familia.

El Dr. Ehmann es médico, jefe del departamento de Obstetricia y Ginecología y Superintendente del Hospital Kantonsspital en Suiza. Este es un resumen de una charla que dió el Dr. Ehmann en un congreso de Human Life International, editado por el Padre Paul Marx, O.S.B., Ph.D y el Padre Matthew Habiger, O.S.B., Ph.D.

1. Ross, A., Mauldin W. Parker, eds. Berelson on Population (Springer-Verlag, New york, Inc. 1988), Pg. 7 & 43.

2. Conferencia Internacional sobre el Amor,la Vida y la Familia, Irving, California, abril 27 - mayo 1, 1988, comunicación personal.

3. Informe, Cambridge Evening News, 7 de Feb. de 1973.

4. Malcolm Potts, "Fertility Rights" The Guardian, 25 de abril de l979.

5. "Educación Sexual para Burócratas," The Scotsman, junio 29 de 1981.

6. Beral, V.,P. Hannaford, C. Kay, "El uso de los contraceptivos orales y las enfermedades malignas del tracto genital: Resultados del estudio del Royal College of General Practicioners sobre los anticonceptivos orales, Obstetrical & Gynecological Survey 1989, 44, 465.

Last modified on Martes, 10 de Abril de 2012 15:09
Artículos y Documentos por Temas  » Anticoncepción » Consecuencias sociales de la anticoncepción » Consecuencias de la anticoncepción y el control de la natalidad mediante los abortivos
Enlaces Externos sobre Anticoncepción

  • One More Soul (en español)
  • Enlaces en Inglés:  Pro Life Movement and other Links



    Vida Humana necesita su Ayuda para continuar defendiendo la Fe, la Vida y la Familia

    Consecuencias del aborto

    Enseñanzas de la Iglesia