You are here:Artículos y Documentos por Temas |Anticoncepción|Dossier: La anticoncepción y sus consecuencias (I)|Los fallos del preservativo y el “sexo seguro”: panorámica

ELIGE SUB-SECCIONES en "Anticoncepción"

La píldora anticonceptiva

Lunes, 15 de Julio de 2013 19:59

Los fallos del preservativo y el “sexo seguro”: panorámica

Rate this item
(1 vote)

Dr. Oscar Botta
Médico Especialista en Salud Pública
Centro para la Defensa de la Vida y la Familia
Universidad Católica de La Plata
2009

 

Introito

 

Cuando se habla de “Sexo Seguro” desde los niveles centrales de los gobiernos de todas partes del mundo - salvo excepciones como Filipinas y Uganda hace unos años - sobre prevención de enfermedades de transmisión sexual, se habla y se transmite a la población general una seguridad total en lo que concierne al uso del preservativo para evitar el contagio del Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH) que conduce inevitablemente al Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA).

Lamentablemente no se puede hablar verdaderamente de una total protección del preservativo para evitar enfermedades de Transmisión Sexual (ETS).

 


 

La finalidad de este trabajo de investigación bibliográfica es comunicar la verdad sobre las fallas gravísimas del preservativo y aclararle a la población general que el SIDA es una enfermedad fundamentalmente del comportamiento humano.

 

La confiabilidad dada por el preservativo es relativa y el error fue haber reducido la prevención del SIDA y todas las Enfermedades de Transmisión Sexual solo a su buen uso. Ningún preservativo asegura el 100% de eficacia y la tasa de fracaso medio es del 13%.[1]

 

De lo más importante, el estilo de vida, no se habla, y el sexo desordenado y la promiscuidad favorecida por políticas sanitarias permisivas y por ciertos medios de comunicación conducen a que, por cada persona que se pone bajo tratamiento otras seis se infecten en el mundo. Estamos perdiendo la batalla contra el virus dijo el principal consejero en VIH/SIDA del Presidente Bush en el año 2007. [2]

 

Se espera que el número de pacientes seropositivos (infectados con el virus del SIDA) se eleve de 40.000.000 en la actualidad a 60.000.000 para el año 2015.

 

Efectos de las campañas del “sexo seguro”

Debo aclarar ante todo el significado y origen del vocablo Sexo Seguro (SAFE SEX en inglés). Fue creado en EEUU en California y luego se empezó a usar en Nueva York hace más de 20 años. Esta expresión fue usada para tratar de disminuir, desde la Salud Pública y los Gobiernos, el riesgo de SIDA a través del uso del preservativo durante las relaciones sexuales. Supone una confianza muy alta en la eficacia del preservativo y es sostenida por los medios de comunicación. Se funda en que “el látex” es lo único para prevenir la transmisión del SIDA.

La sub-Comisión para la familia y la Vida de la Conferencia Episcopal Española dijo que las Campañas que promovieron el preservativo en España son gravemente irresponsables por tres motivos: “porque inducen a engaño, porque ocultan información y porque no colaboran a la prevención, sino a una mayor difusión de las conductas de riesgo, ya que las autoridades sanitarias están dando el visto bueno a las conductas y estilos de vida que son responsables de la epidemia.[3]

 

La expresión “safe sex” o sexo seguro es inexacta y contiene una ilusión peligrosa. La publicidad dada al preservativo para prevenir el SIDA tiene lamentablemente un efecto contrario al buscado. La epidemia que hubiera podido ser detenida al inicio de su expansión se extendió a todo el mundo arrastrando a millones de víctimas.

 

La epidemia no se detiene con el preservativo, podemos ver lo que pasa en los países ricos, donde la contaminación sexual continua al mismo ritmo.

 

Además aparece un nuevo riesgo desde lo epidemiológico, el llamado “riesgo acumulativo” porque cuanto más se multipliquen las experiencias sexuales persuadidas por la impunidad dada al preservativo tanto más se elevarán los contagios. Es como una ruleta rusa y con esta política para contagiarse, gana el virus del SIDA.

 

Se reconoce abiertamente en ambientes científicos que el preservativo no es seguro al 100%, se habla por lo general de una media entre 10% y 15% de ineficacia, porque los virus del SIDA son más filtrantes que los espermatozoides. [4]

 

El portador sano del virus del SIDA

El portador sano de HIV no existe. Los italianos lo llaman “morituori” y representan un peligro mortal para sus compañeros sexuales si no se dice la verdad. Por eso para evitar contagiarse de SIDA se deben aclarar muchas cosas, especialmente sobre el preservativo y el virus.

Tamaño del virus

 

El virus del SIDA es aproximadamente 30 veces menor que la cabeza del espermatozoide, 450 veces menor que su longitud y 60 veces menor que el Treponema Pallidum, protozoario flagelado de la familia de los Tripanosomas, agente provocador de la sífilis.[5]

 

Al microscopio electrónico el Virus del SIDA, el VIH, mide 0,1 micrón=100nm y la cabeza del espermatozoide mide 3 micrones (es 30 veces más grande).

 

Estudios con el microscopio electrónico sobre las cualidades físico-mecánicas de los preservativos

 

Se ha estudiado mucho con el microscopio electrónico y se ha estudiado mucho también con pruebas de paso de micro partículas. Se han encontrado micro defectos que explican sus fallos para evitar un embarazo, porque algunos poros pueden subsistir en la membrana del látex después de una coalescencia imperfecta durante la vulcanización. Se observan huecos de 3 a 15 micrones de ancho por una profundidad de 30 micrones. Estos estudios se realizaron en guantes y luego en preservativos no lubricados.[6] Solo el 30% de los preservativos estaba libre de anomalías, el 50% tenía anomalías en la superficie de membrana, el 10% fisuras, el 37% pliegues y el 38% cavidades.

 

 

Estudios in vitro

Los estudios sobre la integridad “in Vitro” de resistencia y permeabilidad se testean a través de una prueba de escape que detecta orificios de 20 micrones. Pero con más de 10 micrones ya hay fuga de virus.

 

Una cierta permeabilidad y experimentos eléctricos indican que el látex puede permitir el paso de partículas mayores que el VIH. En Montreal en 1989, se vio que eran permeables a micro esferas superiores al tamaño del virus del SIDA.

 

El preservativo ¿pierde o no pierde? y qué deja pasar

Una eficacia del 87% para evitar embarazos implica un 13% de fracasos. Si tenemos presente que la mujer es fecunda entre 3 y 6 días al mes (36 a 72 días por año) no es difícil imaginarse que es permeable al espermatozoide.

 

Si en una eyaculación el volumen de esperma es de 3,5 mililitros y el líquido seminal de un hombre seropositivo (infectado con el virus del SIDA) contiene por lo menos 100.000 partículas de virus por mililitro, queda claro que si es permeable para el espermatozoide, para el virus es muchísimo más permeable por una simple cuestión de tamaño y poder de penetrabilidad, y por lo tanto atraviesa el látex.

Además el pasaje es 30 veces más cómodo para el virus.

 

En una carta dirigida al director de The Australian, se informó que el periódico Los Angeles Times había publicado en 1989 que 4 marcas de preservativos permitieron un escape del virus del SIDA en pruebas de laboratorio.[7] Carey y colaboradores informaron que partículas del tamaño del VIH habían atravesado en pruebas simuladas, 29 tipos de preservativos de látex presentes en el comercio de una muestra de 89 diferentes.[8]

 

Voeller informó que el traspaso de partículas del tamaño del virus ocurrió en diferentes marcas de preservativos de diversas fechas de confección con una tasa entre 0,9% y 22,8%. [9]

 

Lyttle y colaboradores informaron que en condiciones experimentales, el 2,6% de preservativos de látex permitieron alguna penetración del virus.[10] Por otra parte un periódico británico informó que la Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo que el uso consistente y correcto del preservativo reduce el riesgo de infección [solamente] en un 90%.[11]

 

Test de permeabilidad al agua y al agua fluorescente

 

Este test se basa en la percepción visual de una gota de agua en un preservativo al cual se le agregó 300 ml de agua. Lleva la sigla ASTM D 3492-89.

 

Otro elemento usado por la FDA (Food and Drug Administration) la Administración de Drogas y Alimentos de EEUU es el agua fluorescente, y si 4 por mil (0,4%) de cada partida de preservativos, muestran pérdida, se descarta toda la partida.

Test de permeabilidad a las micro-esferas fluorescentes de polistirene de 0,1 micrón

Son del mismo diámetro que el virus. En un experimento donde se sometió a los preservativos a variaciones fisiológicas de presión similares a la de un coito, se constató que 1/3 de los testeados y aprobados mostraban una pérdida de 0,4 a 1,6 nanolitros.

 

Efecto de la temperatura

La alta temperatura causa oxidación y las bajas temperaturas causan cristalización en algunos compuestos del preservativo seguido de agrietamiento, sequedad y encogimiento del látex, esto produce una drástica pérdida de la flexibilidad y de la resistencia, necesarias para su supuesta prevención.

 

Test eléctrico y vulcanización

El pasaje de electricidad a través electrodos y la vulcanización, donde se somete al látex a temperaturas cercanas a 140º C durante 4 ó 5 horas para aumentar la resistencia al calor, al final de ambos procesos se observó en el microscopio electrónico una gran cantidad de poros.[12]

 

Otras variables graves

La falta de aislamiento en el traslado durante largos períodos de tiempo, deterioro por la capa de ozono que causa daños invisibles al ojo. Uso impropio de jaleas espermicidas oleosas que tienen un efecto degradante.

 

Ruptura y daños microscópicos durante el traslado y almacenaje.

 

Ruptura, laceraciones y deslizamientos durante su uso.

 

Cálculos matemáticos

Supongamos que un coito dure 2 minutos, entonces con un preservativo que pierde 1 nanolitro/segundo, resulta que tenemos: 1/1000 x 120 = 12.000 virus que atacan a la compañera o compañero, cuando solo 1 basta para infectarlo o infectarla.

 

Si por hipótesis un coito durase 30 minutos entonces sería 15x12.000=180.000 virus.

 

Es bueno saber que pasó en Uganda

En 1991 Uganda tenía el 15% de adultos infectados con el VIH/SIDA. Diez años más tarde (en el 2001) la tasa de adultos infectados quedó reducida al 5%. Fue el único país de África que redujo su tasa de infección y dicha reducción fue la más grande de cualquier país del mundo.

 

La clave del éxito para reducir la infección fue abordar de una manera diferente la epidemia que los demás países se habían negado a aceptar, el Programa ABC. A significa abstinencia, B significa fidelidad por sus siglas en inglés (Be faithful) y C significa el uso del preservativo que en inglés es “Condom” para aquellos que no practican ni la abstinencia ni la fidelidad. [Nota de VHI: Pero esto último no se enfatizó, sino sólo el A y el B, véase más abajo.]

 

El enfoque sanitario no fue precisamente “preservatisar” a la población, sino reducir el comportamiento sexual de riesgo, o sea el infiel o promiscuo.

 

La continua difusión inteligente de este mensaje, generó una “vacuna social” eficiente contra el SIDA, un verdadero cambio de conducta a gran escala en los habitantes de ese país. Una encuesta sobre salud y demografía arrojó que el 93% de los ugandeses había cambiado su comportamiento sexual para evitar el SIDA. [13]

 

Los preservativos no cumplen un papel principal en la disminución de la transmisión y propagación de la epidemia del SIDA, esto lo subrayó el mismo Presidente de Uganda Yoweri Museveni cuando dijo: “Nos dicen que solamente un delgado pedacito de caucho es capaz de impedir que nuestro continente muera…Los preservativos no pueden convertirse en el medio principal para disminuir la epidemia de SIDA. [14]

Comparación entre Filipinas, Tailandia y EEUU

Otro ejemplo de la vida real de cómo los preservativos fracasan para detener la epidemia de SIDA son los diferentes comportamientos de Filipinas y Tailandia, dos países del sudeste asiático con semejante población que arrojan cifras impresionantes.

 

En 1984 se detectó el primer caso de SIDA en cada uno de esos países. En 1987 Tailandia tenía 112 casos y Las Filipinas 135.

 

En 1991 la Organización Mundial de la Salud (OMS) pronosticó para Tailandia en 1999 más de 70.000 muertes por SIDA y para Filipinas 85.000.

 

En 1991 ambas naciones tomaron políticas sanitarias en sentidos completamente diferentes para combatir la difusión del virus del SIDA.

 

Tailandia estableció un “Programa de uso del preservativo del 100%”. Se exigió a todos los prostíbulos que tuvieran suministro de preservativos y se instalaron máquinas para venderlos en todos los supermercados, bares, restaurantes y lugares de mucha concurrencia.

 

El programa fue aceptado e implementado a gran escala por el pueblo tailandés.

Dos años más tarde el Dr. Rene Bullecer armó una organización llamada “Las Filipinas Libre de SIDA” (AIDS-Free Philippines) autorizado por la Conferencia de Obispos Católicos de Las Filipinas, basada en la abstinencia y la finalidad.

 

El gobierno filipino se adhirió también a este esfuerzo y difundió desde los niveles centrales esta política de salud pública.

 

A fines del año 2003 la disparidad en cuanto a la eficiencia de cada nación quedó demostrada con las cifras:

 

Tailandia tenía 63.000.000 de habitantes, 570.000 infectados (adultos y niños) con una tasa de 9.072 personas por millón y 58.000 muertes por SIDA. Actualmente se encuentra cercano a 800.000.

 

Filipinas tenía 80.000.000 de habitantes, 9.000 infectados (adultos y niños) con una tasa de 113 personas por millón y 500 muertes por SIDA.

 

Esto demuestra que la tasa de infección de SIDA de Tailandia es 80 veces más elevada que la tasa de infección de Filipinas.

 

La actual tasa de infección de SIDA en EEUU a pesar de toda su “educación sexual”, todo su libertinaje sexual, todo su arsenal de drogas antivirales avanzadas y todos sus miles de millones de preservativos es de 3.900 por millón, 35 veces más elevada que Filipinas. [15]

 

Conclusión

Resulta un gran beneficio para el público en general si se hiciese desde los gobiernos un esfuerzo en presentar en forma correcta, clara y completa, la verdadera información-no simplemente negarla-evitando todo tipo de ambigüedad y confusión, y de esta forma contribuir con políticas sanas para nuestra nación como las que se realizan en otros países del mundo para prevenir la pandemia del SIDA y de otras enfermedades de transmisión sexual.

 

Si los paracaídas tuvieran las fallas que tienen los preservativos, los saltos en paracaídas hubieran sido prohibidos hace tiempo.

 

 

Queda claro que por cada persona que muere accidentalmente en un salto con paracaídas, mueren decenas de miles por SIDA.

 

Ya que “los métodos de transmisión son voluntarios” es más fácil detener la epidemia cambiando los hábitos de comportamiento.

 

Ya que no contamos con una vacuna o tratamiento efectivo, la única forma de controlar su difusión es asegurar que las personas infectadas no transmitan la enfermedad a las no infectadas y además, la confidencialidad sobre los pacientes infectados no debiera sobrepasar el derecho de las personas sanas a no contagiarse.

 

Según el Centro para el Control de Enfermedades de Atlanta, EEUU (CDC) la única estrategia real y totalmente eficaz contra el SIDA es la abstinencia o las relaciones monogámicas entre personas no infectadas, y la fidelidad.

 



[1] Lelkens, Joanes.P.M.  .Profesor Emérito de Anestesiología. Universidad de Maastrich.  Profesor de Fisiología del Instituto Medo de Kerkrade. Países Bajos. “AIDS: IL Preservativo Non Preserva”. Studi Cattolici. Nº 405. Novembre 1994. ANNO XXXVIII

[2] Fauci, Anthony. Relato en la Reunión de la Asociación Internacional de Sida. Sydney. Australia. Publicado en La Nación. 24 de julio de 2007.

[3] 100 Cuestiones y Respuestas sobre el SIDA y la actitud de los católicos. Febrero de 2002. n. 55.

[4] Suaudeau, Jacques. Le “sexe sûr” et le préservatif face au défi du SIDA. Medicina e Morale, 4 (1997), pp.689-726.

[5] Arnold S.G, Whitman, J.E. Fox, C.H. and Cottler-Fox, M.H, Latex Gloves not Enough to Exclude Viruses. Nature 335. 1988. 6185:19.B

[6] Rosenweig y col.1997.

[7] Carta del Dr. John Wilks, 17 de noviembre de 2003.

[8] Sexually Transmitted Diseases, 1992.

[9] Aids Research and Human Retroviruses, 1994.

[10] Sexually Transmitted Diseases, 1997.

[11] The Guardian, Special Report, 13 de octubre de 2003

[12] Rubber  World, 1993.

[13] Demographic and Health Survey, 2001-2002.

[14] President Yoweri Museveni of Uganda. What is Africa’s Problem? Minneapolis. University of Minnesota. 2000.

[15] Joint United Nations Program on HIV/AIDS (UNAIDS). “United States of America: Epidemiological Fact Sheet on HIV/AIDS and Sexually Transmitted Diseases” 2004 Update.

Artículos y Documentos por Temas  » Anticoncepción » Dossier: La anticoncepción y sus consecuencias (I) » Los fallos del preservativo y el “sexo seguro”: panorámica
Enlaces Externos sobre Anticoncepción

  • One More Soul (en español)
  • Enlaces en Inglés:  Pro Life Movement and other Links



    Vida Humana necesita su Ayuda para continuar defendiendo la Fe, la Vida y la Familia

    Consecuencias del aborto

    Enseñanzas de la Iglesia