Friday, 18 December 2015 21:13

La Familia, cuna de la nueva vida

Cecilia E. Rodríguez Galván
Asesora de REDESSVIDA
Programa de Vida Humana Internacional
 

Es difícil no estar feliz en esta época que nos regresa a un tiempo lejano, a un país lejano, a un sitio divino.

Por todas partes la Navidad sigue en el aire, se siente la fraternidad, o al menos eso es lo que dice la mercadotecnia…pero en el interior de los hogares, donde la intimidad nos descubre nos encontramos con nosotros mismos, en familia.

Cristo ha nacido, una familia se ha integrado, un hombre, santo varón, ha confiado en la Palabra de Dios, en su emisario que le indica que “debe” resguardar a Aquel que viene, y a la mujer que le lleva en su seno.

Cristo ha nacido, y una mujer “llena de Gracia” ha sucumbido ante la majestuosidad de un anuncio, y ha confiado también, en Aquel que viene a salvar a su pueblo. Y ese mismo Aquel es quien le hace “arca de la Alianza”, “puerta del cielo”, “estrella de la mañana”. Su confianza es una sola palabra “fiat”, hágase. Y por esto que el cielo se regocija y la tierra espera.

Cristo ha nacido, en un pesebre, la fría noche, una corte de ovejas y pastores, y unos extraños de fuera son los afortunados que reciben el mensaje: El Salvador, el Emmanuel, Dios ha nacido.

Y Cristo ha nacido, entre hombres sí, pero sobretodo y antes que todo ha nacido en Familia.

La Iglesia celebra el nacimiento de quien ha venido a salvar a los hombres y la tierra se estremece por siglos con este anuncio, bailan, festejan, recuerdan, atraen a los queridos, acogen a los extranjeros, abrazan a los olvidados, y en todas partes el anuncio es el mismo: “ha nacido el Salvador, Luz para alumbrar a las naciones”.

El frio de esa noche no pudo contener el calor del nacimiento del Rey del mundo, la pobreza no opacó la verdad de su realeza, Cristo el Señor, un niño en un pesebre, acogido en familia iluminó al mundo.

Los siglos han visto rememorar esta historia, uno tras otros los países han conocido la Verdad de su divinidad y su humanidad. Han acogido al niño, en Familia.

La sagrada familia es un don que ese día se realza, que ese día recibe su verdadera dimensión, un hombre y una mujer que se abren a la vida de forma tan singular. Dios les entregó un hijo, lo acogieron, le cuidaron y resguardaron adhiriéndose al plan salvífico de Dios, cuidándolo hasta la muerte. Ellos reflejan un modelo estupendo de familia. Ellos se toman muy en serio lo humano.

Y unos días después de la conmemoración de ese suceso excepcional nos recuerdan la maravilla del Amor humano, donde José cuidara a María y María cuidara a José renunciando ambos a intereses quizá personales distintos, incluso con miedo. Esto indica un amor generoso, y es admirable el que ellos pudieran amar de esa manera.

El primero en reconocer a este bendito Niño es otro niño en el seno de su madre Isabel, Juan salta de alegría al reconocer a su Salvador, María se postra ante Su presencia y José se dedica a resguardarlo.

En esta época donde la Natividad se hace borrosa por las fiestas, donde se opaca con intención absoluta la verdad del suceso histórico y sobrehumano, Dios nos recuerda en la quietud de la noche la verdad de la Familia, la entrega absoluta y humilde a la promesa del Señor que sigue creyendo a la humanidad. Él vuelve a nacer, y lo hace en familia y estará con nosotros todos los días hasta el fin del mundo.

Bendito sea Dios.

Que el tiempo de Navidad nos permita recordar la escena maravillosa que ha partido el tiempo en dos y nos haga valientes heraldos de Aquel que naciendo en un pesebre da razón a nuestra historia.

Published in Portada Noticias
Monday, 14 December 2015 20:36

La ley de Dios o nada

San Bernardino, California, EEUU. Ciudad Colorado, EEUU. París, Francia. No pasa un día sin que dejemos de ser testigos de numerosas imágenes y noticias de crímenes violentos alrededor del mundo. A menudo estas informaciones vienen acompañadas de una plétora de motivos que los expertos nos ofrecen para explicar estos macabros hechos. Sus explicaciones podrían ser válidas o podrían ser también una cortina de humo que esconde la verdadera naturaleza de los problemas. Sugiero que consideremos las razones más fundamentales: el rechazo de Dios y de la verdad objetiva acerca de la dignidad de la persona humana.

“Si Dios no existe, todo está permitido” es una cita que a menudo se atribuye a Dostoevsky, aunque a decir verdad uno de los personajes de su novela “Los hermanos Karamazov” sólo dijo algo parecido. Esta intuición no es original y también fue propuesta en términos diferentes por otros autores cuyas ideas destructoras se oponían diametralmente a la fe cristiana de Dostoevsky: Sartre, Nietzsche y Marx.

La Europa del siglo XIX fue testigo del surgimiento de sistemas sociales, políticos, científicos e ideológicos que eran implícita o explícitamente ateos. Fue una época de una abierta negación de la existencia de Dios. Se consideraba que la creencia en Él y la práctica de la religión eran reliquias del pasado, cosas que ya no eran necesarias. Como dijo Carlos Marx: “La religión es el opio del pueblo”. Se pensaba que la fe religiosa constituía una dependencia en la ayuda sobrenatural y, por lo tanto, un signo de inmadurez de la humanidad – de la cual era necesario que se liberase.

Como ya sabemos, las ideas de Nietzsche y de Marx fueron sistematizadas y puestas en práctica por Hitler y Lenin, respectivamente, en sus sistemas de socialismo nacional y de comunismo, los cuales causaron dos de las más grandes atrocidades de toda la historia.

La modernidad pone su fe en la tecnología y en la política como los medios para perfeccionar el mundo. El mundo sin Dios que estas ideologías eventualmente producen es un mundo deshumanizado donde todo está permitido – los únicos límites dependen de los caprichos de los poderosos. Sin ningún sentido de una Ley que exija una conducta moral a las personas y a la sociedad ante la política y las arbitrarias sentencias de los jueces, la gente establece su vida sobre la base de una concepción individualista y privatista de la existencia humana. El fruto de una vida sin Dios y sin la fe en la inmortalidad es una vida trágicamente condenada al aislamiento, la soledad y la ruptura – un alma atormentada y esclava de las pasiones, el egoísmo y el auto-consumo.

Si bien hay personas que no creen en Dios pero que se preocupan genuinamente por los demás y siguen un cierto código moral, ese código se funda en preferencias personales y, por lo tanto, es fundamentalmente arbitrario y fácilmente moldeable por el espíritu de los tiempos. Muchas veces, tanto en la historia pasada como en la del presente, se trata de un espíritu homicida.

Podría asegurar que debido a que la actual cultura secular continúa alienando al hombre y a la mujer de la verdad objetiva acerca de su dignidad como criaturas hechas a imagen y semejanza de Dios, la sociedad continuará descendiendo hacia actos cada vez más violentos. No podría ser de otra manera si la persona humana es considerada un producto o una mercancía para ser usada y descartada. Si el código “moral” que se utiliza es puramente subjetivo – responde a impulsos interiores y deseos – no hay nada que detenga la matanza de aquellos que son considerados “inconvenientes”, ya sea que estén en el vientre materno o en un centro comercial.

Es evidente que tampoco los cristianos están exentos del error, como la historia, pasada y presente, lo demuestra claramente. Tampoco los cristianos han dicho lo contrario. Lo que sí han dicho los cristianos es que, cuando ellos fracasan moralmente – ya sea por medio de pecados veniales o de pecados mortales y atroces – han traicionado la Ley de Dios, independientemente de cómo se hayan sentido respecto de sus actos o de lo que un juez particular haya sentenciado. Por ello es que los cristianos creen que la legitimidad de la ley humana se mide según su consonancia con la Ley de Dios – con Su amor y Su justicia.

Si no existe Dios, no existe tampoco la inmortalidad. Y si no existe la inmortalidad, tampoco existe el juicio. Y si no hay juicio, las decisiones y los actos no tienen consecuencias fuera de los consensos y leyes humanas. Y si se determina que estos consensos y leyes contradicen el interés propio, entonces pueden ser pasados por alto o violados. Si no hay Dios, entonces la propia voluntad y el propio deseo se convierten en la fuente de todo.

El Papa Emérito Benedicto XVI señaló perfectamente este punto cuando analizó el nuevo “orden” mundial de Carlos Marx, el cual rechaza la fe y el valor trascendente de la persona humana: “El error de Marx no consiste sólo en no haber ideado los ordenamientos necesarios para el nuevo mundo; en éste, en efecto, ya no habría necesidad de ellos. Que no diga nada de eso es una consecuencia lógica de su planteamiento. Su error está más al fondo. Ha olvidado que el hombre es siempre hombre. Ha olvidado al hombre y ha olvidado su libertad. Ha olvidado que la libertad es siempre libertad, incluso para el mal. Creyó que, una vez solucionada la economía, todo quedaría solucionado. Su verdadero error es el materialismo: en efecto, el hombre no es sólo el producto de condiciones económicas y no es posible curarlo sólo desde fuera, creando condiciones económicas favorables” (Encíclica Spe Salvi sobre la esperanza cristiana, 30 de noviembre de 2007, no. 21, http://w2.vatican.va/content/benedictxvi/es/encyclicals/documents/hf_ben-xvi_enc_20071130_spe-salvi.html).

El valor de un ser humano se funda en la voluntad y el amor de Dios, que crea a cada persona humana a Su imagen y semejanza. De manera que cuando la fe y la verdad objetiva acerca de la inmortalidad de la persona humana desaparecen de la sociedad, una de las consecuencias inevitables es que el respeto hacia cada vida humana también desaparece.

Por consiguiente, la meta primaria de una sociedad que desea la paz y la justicia verdaderas sigue siendo la búsqueda constante del bien común – tal y como lo define la Iglesia – y la protección de la dignidad inalienable de todo ser humano desde su concepción hasta su muerte natural. Estos asuntos no existen separados unos de otros; al contrario, están profundamente relacionados.

El amor y el respeto debidos a la dignidad trascendente de cada ser humano es la meta principal de una sociedad en busca de la paz y la justicia social auténticas. Si se niega a Dios y la verdad objetiva acerca del valor trascendente de la persona humana, la propia persona se destruye a sí misma y destruye a su prójimo.

Oremos por las almas de los que han muerto, por las de sus asesinos y por las de aquellos que lloran a sus seres queridos, y también oremos para que se haga justicia. Es necesario condenar estos actos violentos, así como condenamos el aborto y la matanza de los inocentes. Pero ello no es suficiente. La labor más difícil y necesaria es armonizar lo más posible nuestras vidas, familias y comunidades con la Ley de Dios, con el Príncipe de la Paz.

Published in Portada Noticias

Available only in Spanish

Presentation

Are you interested in defending human life with effectiveness, but feel you don’t have the necessary knowledge to do so? Have you searched for information online and have found it, but feel overwhelmed by its vastness and feel you lack the necessary time and effort to summarize it and organize it? Stop searching! This course is for you!

We at Vida Humana Internacional (VHI) know there are people like yourself who want to become effective pro-lifers, but who, at the same time, have families, jobs, commitments, responsibilities, and cannot afford the time and money searching and acquiring all the necessary sources. That is why VHI has developed this online training course, which synthetizes, organizes in a logical manner, and simplifies a vast amount of information that has been carefully researched and studied for you. This course covers all of the main pro-life topics, including the teaching of the Bible and of the Catholic Church on each one of them. At the same time, its information and arguments, based on reason and science, are open and are sensitive to all faiths and backgrounds.

This course is divided into 7 modules, and each one of them in turn contains from 6 to 7 lessons, each in a PDF file. Each lesson is comprised of texts and illustrative images, and ends with a summary. Each lesson is also broken down into didactic questions that guide you step by step in the knowledge of each of the topics.  The last PDF file of each module contains a simple, multiple-choice test, which helps you to fix your acquired knowledge in your mind and heart.

Once you complete the test, you will send your answers to This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it and in little time we will respond with your grade and certificate of participation for that particular module. Once you have completed all the 7 modules, we will email you a certificate for the entire course. You will be able to present this certificate to any diocese, parish, Church group, apostolic movement or any other pro-life/family organization of your choice. VHI is well known all over the world, so that your training will be recognized as an asset to the pro-life movement and your services will be accepted.

Don’t delay! Don’t think it over! Acquire this course today for the very reasonable price of only $5 per module.

With your payment, you will not only be preparing yourself for the important pro-life work you want to carry out (and God wants you to carry out), but you will also be contributing to the work VHI does all over the Hispanic world.

Thank you and May God bless you abundantly!


Adolfo J. Castañeda, MA, STL
Felipe Vizcarrondo. MD, MA (Bioethics)
Director of Educational Programs
Vida Humana Internacional 
This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it

Pediatrician and Cardiologist
VHI advisor and collaborator



Module Titles


Module 1 – Human Dignity and prenatal development

Module 2 – Sex Education vs. Education in Chastity

Module 3 – Contraception vs. NFP

Module 4 – Abortion and Consequences

Module 5 – Other Attacks Against Human Life

Module 6 – The “Culture” of Death

Module 7 – The Culture of Life
 

Payment System

1. Compre Dignidad humana y desarrollo prenatal (ADV141B $5)

2. Compre “Educación” sexual vs. Formación en la castidad (ADV142B - $5)

3. Compre Anticoncepción vs. Planificación Natural de la Familia (ADV143B - $5)

4. Compre Aborto y consecuencias (ADV144B - $5)

5. Compre Otros ataques contra la vida humana (ADV145B - $5)

6. Compre La “cultura” de la muerte (ADV146B - $5)

7. Compre La cultura de la vida (ADV147B - $5)




8. Compre el Curso Completo (ADV140B - $30)




{jkefel title=[More Info]}

Those students who cannot or do not want to buy the course’s modules online through PayPal and with their credit

Card, may do so by other means. Please contact Adolfo J. Castañeda, MA, STL, Director of Hispanic Education and Research of Vida Humana Internacional, at: This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it . Thank you very much.


{/jkefelend}


Published in Catalog in English