Jueves, 12 de Octubre de 2017 13:29

Catequesis 26: La triple concupiscencia

(Impartida el 30 de abril de 1980)

 

1. Como ya señalamos en la catequesis anterior, Mateo 5:27-28 nos transmite una verdad sobre el “hombre histórico” de importancia universal. Esta verdad también se expresa en 1 Juan 2:16: “Todo lo que hay en el mundo, concupiscencia de la carne, concupiscencia de los ojos y orgullo de la vida, no viene del Padre, sino que procede del mundo. Y el mundo pasa y también sus concupiscencias; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre”.  Aquí San Juan Evangelista nos da una enseñanza sobre la triple concupiscencia: la de la carne, la de los ojos y la del orgullo de la vida.

 

Para entender esta enseñanza, hay que tener muy en cuenta el contexto de toda la doctrina de San Juan y de toda la Biblia. Esta doctrina pertenece al conjunto de la verdad revelada sobre el ser humano y es importante para la teología del cuerpo.

 

La Biblia no explica en qué consisten estas tres concupiscencias, porque presupone que son conceptos bien conocidos. Sin embargo, sí explica que su origen no es del Padre, sino del “mundo”.

 

2. Aquí la palabra “mundo” no se refiere a la creación de Dios, la cual, como Él Mismo ha afirmado, es “muy buena” (ver Génesis 1:31). Se refiere al mundo de los antivalores que ha surgido como consecuencia de comer del fruto prohibido del árbol del conocimiento del bien y del mal (ver Génesis 2:16-17). Recordemos, como explicamos en el ciclo 1, que todo esto simbolizaba el primer pecado del primer hombre y la primera mujer de intentar tomar el lugar de Dios, en vez de libre y humildemente someterse a Él. Por medio de ese pecado original, el ser humano rompió la primera Alianza con su Creador en su propio corazón, que se ha convertido a partir de entonces en fuente de la triple concupiscencia.

 

Nos damos cuenta de que para entender a profundidad la triple concupiscencia hemos tenido que regresar al Génesis. Precisamente a continuación vamos a volver a reflexionar sobre este libro, especialmente Génesis 2 y 3, pero en este caso prestaremos más atención a los efectos del pecado original en el corazón humano.

 

3. Pero antes de comenzar esa reflexión, debemos responder si es válido compaginar 1 Juan 2:16 con Mateo 5:27-28. La respuesta es que sí, porque, aunque utilicen términos distintos, ambos pasajes se refieren a los deseos desordenados del corazón. Esta realidad del “hombre histórico” también pertenece al conjunto de la verdad sobre el ser humano, es decir, a la antropología adecuada que nos proporciona la revelación de Dios.

 

4. Volvamos a reflexionar otra vez sobre Génesis 3:1-7. En el versículo 5, el diablo dice a la mujer: “No, no moriréis; es que sabe Dios que el día que de él comáis, se os abrirán los ojos y seréis como Dios, conocedores del bien y del mal”. Al hacer caso a la mentira del tentador y desobedecer a Dios, el hombre y la mujer caen en el pecado. Como consecuencia, surge la duda en sus corazones de la dinámica del don. Es decir, dudan que de verdad Dios ha creado el mundo y a ellos mismos por amor, que es el don de uno mismo al otro. Le dan la espalda a Dios-Padre y se quedan con el “mundo”.

 

5. El versículo 7 dice: “Se abrieron los ojos de ambos, y viendo que estaban desnudos, cosieron unas hojas de higuera y se hicieron unos ceñidores”. En otras palabras, comenzaron a sentir vergüenza. Recordemos nuestra reflexión sobre la vergüenza del ciclo 1. El surgimiento de la vergüenza es la primera manifestación de que el ser humano ha caído de un estado de inocencia original a un estado de pecado, y marca la línea divisoria entre esos dos estados de la naturaleza humana. Recordemos también el contraste entre esta experiencia de la vergüenza y la experiencia de no sentirla antes del pecado en Génesis 2:25: “Ambos estaban desnudos sin avergonzarse de ello”.

Published in Portada Noticias
Jueves, 12 de Octubre de 2017 13:27

Catequesis 25: “No cometerás adulterio”

(Impartida el 23 de abril de 1980)

 

1. Los destinatarios de Mateo 5:27-28 somos todos y no solo los del tiempo de Jesús. Somos todos los que vivimos después del pecado original y afectados por él (el “hombre histórico”). Se trata tanto de creyentes como no creyentes, ya que aún los paganos tienen escrita la ley de Dios en su corazón, es decir, la ley natural (ver Romanos 2:15). Aunque el pecado original ha afectado profundamente a todos, todavía queda dentro del ser humano como un “eco” del significado esponsal del cuerpo, como explicamos en el ciclo 1.

 

2. En Mateo 5:27-28, Cristo no solamente da una enseñanza moral, sino también una enseñanza antropológica [es decir, una enseñanza acerca de la persona humana]. Esa enseñanza antropológica está implícita en la enseñanza moral del Señor. Existe una relación recíproca entre la moral y la antropología. Jesús se dirige al corazón del hombre [que es, según la Biblia, el centro de la persona humana, de donde surgen sus sentimientos, sus pensamientos y sus decisiones más importantes]. Jesús se dirige a ese corazón, para que el hombre descubra su verdadero “yo”, su verdadera esencia humana creada a imagen de Dios (ver Génesis 1:27). El significado esponsal del cuerpo, sobre el cual ya reflexionamos profundamente en el ciclo 1, es parte intrínseca de esa imagen de Dios. El hombre descubre su verdadera identidad humana a la luz de la Palabra de Dios. A esa verdadera identidad humana la llamamos antropología adecuada.

 

Published in Portada Noticias
Jueves, 12 de Octubre de 2017 13:20

Catequesis 24: Cristo apela al corazón del hombre

(Impartida el 16 de abril de 1980).

 

Con esta catequesis, comenzamos nuestra versión simplificada de las catequesis de San Juan Pablo sobre la teología del cuerpo pertenecientes al ciclo 2. El tema principal y por lo tanto el título de este ciclo es “La pureza del corazón”.

 

1. Nuestras reflexiones en este ciclo se basan en Mateo 5:27-28, donde Cristo dice: “Habéis oído que fue dicho: No adulterarás. Pero yo os digo que todo el que mira a una mujer deseándola, ya adulteró con ella en su corazón”. Este pasaje tiene un significado clave para la teología del cuerpo, igual que el de Mateo 19:3-9, donde Jesús hizo referencia al “principio”, y que nos ha servido de base para los análisis del ciclo 1.

 

Por medio de las reflexiones del ciclo 1, nos hemos dado cuenta de que las enseñanzas de Cristo tienen una gran amplitud. Esas enseñanzas tienen un contexto más amplio que aquel en que las impartió, que fue el contexto inmediato de su discusión con los fariseos sobre el matrimonio. El contexto más amplio fue Génesis 1-3, así como otros libros del Antiguo Testamento, a los cuales nos referimos cuando analizamos esos capítulos del Génesis.

 

De manera similar, Mateo 5:27-28 nos introducirá en un contexto más amplio que el inmediato. Ese contexto global nos revelará gradualmente el significado clave de la teología del cuerpo. En el Sermón de la Montaña, donde se encuentra este pasaje, Jesús realiza una revisión fundamental del modo de comprender y cumplir la ley moral de la Antigua Alianza. Cristo realiza esa revisión al quinto mandamiento “no matarás”, en Mateo 5:21-26; al sexto mandamiento “no adulterarás”,  en Mateo 5:27-32; y al octavo mandamiento “no perjurarás, antes cumplirás al Señor tus juramentos”, en Mateo 5:33-37 (según la versión de este mandamiento de Éxodo 20:7).

 

Published in Portada Noticias
Jueves, 12 de Octubre de 2017 13:19

Venezuela abraza la vida

"Yo he venido para que todos tengan vida" (Juan 10:10)

 

A medida que se acerca el otoño en Norte América, es bueno volver a la primavera, cuando Vida Humana Internacional (VHI), la sección hispana de Human Life International (HLI), fue instrumental en el inicio de un programa piloto con el objetivo de capacitar a 250 voluntarios de diecisiete parroquias de la diócesis de Maturín en el estado de Monagas, Venezuela. Ubicado en el corazón oriental del país, la iniciativa tomo cuerpo con la aprobación y la invitación del Obispo Mons. Enrique Pérez Lavado. El curso continuará hasta diciembre de este año. Cuando un equipo de VHI regresará para participar en las ceremonias de graduación y también dar conferencias sobre estrategias a favor de la vida y la familia, en enero de 2018.

 

El curso es coordinado por Nancy Tosi, Asesora de VHI, existe una gran diversidad entre los participantes. Las condiciones económicas actuales en Venezuela, dejan mucho desear. Nancy entrena a los voluntarios a través de Skype, pero a menudo el Internet tanto en casa como en las parroquias es bastante lento, que puede tomar hasta cuatro horas y varias llamadas para presentar el programa mensual de 2 horas a cada grupo! Adicionalmente, las condiciones de seguridad en la noche en Venezuela están muy complicadas, por lo que este limitante debe tenerse en cuenta al llevar a cabo las reuniones de capacitación.

 

En el curso participan un grupo variado de sacerdotes, seminaristas, profesionales en Derecho, Salud y Educación, y muchos jóvenes, quienes estaban adormecidos ante la invasión ideológica de la Cultura de la Muerte. Este tipo de formación trae consigo un despertar de la conciencia. Por ejemplo, la Dra. Mauricia participa activamente en el foro y muy agradecida dice: "Para mí como médico con muchos años de experiencia, estas sesiones son totalmente diferentes a lo que una vez estudié. Este acercamiento y comprensión de la vida que comienza desde la concepción, me hace dar cuenta que gran parte de lo que estudié era parte de la Cultura de la Muerte. ¡Me siento usada! Pero pido perdón a Dios por todas mis acciones, me comprometo a remediar el pasado, y proclamar y defender el Evangelio de la Vida”.

Published in Portada Noticias