Friday, 24 February 2017 16:23

Cuando la Iglesia pasa por alto el disenso

Padre Shenan Boquet
Presidente
Human Life International
 

Os ruego, hermanos, que os guardéis de los que suscitan divisiones y escándalos contra la doctrina que habéis aprendido; apartaos de ellos, pues esos tales no sirven a nuestro Señor Jesucristo, sino a su propio vientre, y, por medio de suaves palabras y lisonjas, seducen los corazones de los sencillos. (Romanos 16:17-18).
 

El meollo de la “cultura” de la muerte es el rechazo de Dios y de Su plan para la salvación y el florecimiento de los que lo aman. Aunque este rechazo asume diferentes formas, hay una que nos preocupa de manera particular: el disenso de Sus enseñanzas acerca de la dignidad y el carácter sagrado de la vida humana.
 

Hace poco, Melinda Gates, que públicamente disiente de la doctrina católica que rechaza la anticoncepción pero que es considerada una “católica ferviente”, atribuyó su “éxito” en la vida a la anticoncepción:


Monday, 13 February 2017 13:47

Es hora de hablar claro

Padre Shenan J. Boquet
Presidente
Human Life Internationa
l

Todos debemos profundizar, con la gracia de Dios y sin demora, nuestra vida espiritual. Vivimos en tiempos difíciles. Es hora de decir la verdad con amor y claridad acerca de la confusión que está afectando a los fieles en relación con la doctrina de la Iglesia sobre el matrimonio, la familia y la Eucaristía. Debido a mis viajes, me encuentro con muchos sacerdotes de todo el mundo. No me creerían si les digo lo preocupados que se sienten acerca de lo que escuchan de Roma y cómo muchos obispos están interpretando la Exhortación Apostólica del Papa Francisco Amoris laetitia

Si usted ha estado leyendo las publicaciones de Human Life International sobre este tema, sabrá que hemos sido muy respetuosos al afirmar la belleza de la doctrina tradicional de la Iglesia y, al mismo tiempo, insistir en que la práctica no debe contradecir dicha doctrina. Donde exista esa contradicción, la integridad ha fracasado. No se puede echar a un lado la doctrina de la Iglesia sobre el matrimonio como si fuese una pieza arqueológica antigua y llena de polvo. No podemos proceder con “compasión” como si esa doctrina no existiese.

Hemos agradecido su fidelidad a los obispos que, al ver la confusión reinante, han reconocido su responsabilidad pastoral hacia sus sacerdotes y catequistas, han afirmado los elementos positivos de Amoris laetitia, y, al mismo tiempo, han enseñado que este documento no ha cambiado en nada la doctrina tradicional sobre la indisolubilidad del matrimonio y la recepción de la Eucaristía.

Tristemente, los colaboradores más cercanos del Santo Padre no apoyan esta interpretación. Uno de los obispos que sostiene la continuidad de la doctrina y la práctica acerca del matrimonio y la Eucaristía fue duramente criticado públicamente por uno de los cardenales nombrados recientemente por el Papa Francisco. La crítica carecía de sustancia alguna. Los valientes cardenales que presentaron en privado al Papa sus dudas (dubia, en latín) fueron pasados por alto, a pesar de que su presentación se caracterizó por la caridad y la precisión en las cuestiones doctrinales en torno al texto de Amoris laetitia. Debido al silencio del Papa, estos cardenales hicieron públicas sus dudas, para responder a la confusión de muchos fieles que previamente les habían consultado y con la esperanza de suscitar un diálogo sobre estas cuestiones. También ellos fueron duramente criticados en público por parte de muchos miembros de la Curia. La crítica fue expresada, no en términos teológicos, sino por medio de cuestionamientos de los presuntos motivos. En tiempos de mayor sensatez estos injustos ataques personales hubieran sido desestimados por parte de personas pensantes, quienes los hubieran considerado una confesión de la vacuidad de los argumentos de los críticos.

Recientemente los obispos de Malta han publicado unas directrices, para que aquellos de sus fieles que se han divorciado y vuelto a casar civilmente sin anular su primer matrimonio puedan comulgar luego de algún tipo de discernimiento, si se “sienten en paz con Dios”. Hasta la fecha no ha habido clarificación por parte de la Santa Sede, a pesar de que los obispos malteses han reafirmado que su postura es acorde con Amoris laetitia. Esta triste situación sigue a los informes que nos han llegado de que un obispo austriaco de hecho apoya en Amoris laetitia su previa y peligrosa práctica de dar la Comunión a católicos de su diócesis que viven en relaciones adúlteras.