You are here:Conozcanos|El Fundador de Human Life International

El Fundador de Human Life International

El Padre MarxEl Padre Paul nació en 1920 en St. Michael, Estado de Minnesota, EE.UU. Fue el número 15º de 17 hijos. A los 15 años decidió ser sacerdote y estudió en St. John's Prep School, en la Universidad y en el Seminario. Obtuvo un doctorado en sociología de la familia en la Universidad Católica de América en Washington, D.C. Hizo estudios de post grado en la universidades de Minnesota, Harvard, California en Berkeley y la American University en Washington, D.C.

Su labor provida comenzó en 1959, cuando el Instituto Americano de Leyes (American Law Institute) redactó un proyecto de ley modelo, para que los estados legalizaran el aborto. En 1971 el Padre Marx estuvo presente, de incógnito, y grabó una reunión secreta que duró cuatro días, la cual se llevó a cabo para preparar a la sociedad norteamericana para que aceptara la legalización del aborto. El Padre Marx describió esa reunión en su libro The Death Peddlers ("Los mercaderes de la muerte"). Este libro, el cual muchos han llamado “la Biblia del movimiento provida”, se convirtió en un best seller y lanzó oficialmente al Padre Marx a su carrera provida. Escribió su autobiografía, “Faithful for Life” y otros seis libros y publicó innumerables artículos sobre temas en torno a la vida y la familia. En 1981 fundó Human Life International (HLI) en Washington, D.C. para realizar su labor y viajó a 91 países llevando el mensaje provida. Miles de defensores de la vida humana alrededor del mundo, incluyendo en Latinoamérica, le recordarán siempre con cariño y agradecimiento, por haberles motivado y ayudado a fundar tantas organizaciones provida que actualmente trabajan muy arduamente.

Cuatro días después de la infame decisión Roe v. Wade del 22 de enero de 1973 del Tribunal Supremo de los EE.UU. que legalizó el aborto a petición durante los nueve meses del embarazo; el Papa Pablo VI le dijo al Padre Marx: "¡Usted es un luchador valiente; nunca se rinda!" Durante una audiencia en 1979, el Papa Juan Pablo II también le dijo al Padre Marx: "Usted tiene mucha experiencia. Está llevando a cabo la labor más importante del mundo". En 1991, el Santo Padre llamó al Padre Marx, "El Apóstol de la Vida".

Durante los años que llevó a cabo su labor provida, el Padre Marx fue arrestado tres veces, demandado en las cortes por Planned Parenthood (Paternidad Planificada, la organización más proabortista de los EE.UU., filial de la IPPF – International Planned Parenthood Federation), interrogado por la policía secreta comunista y echado de varios centros de aborto. Sobrevivió tres accidentes de automóbiles casi fatales, casi muere debido a la altura en Bolivia y por poco llegó a estar a bordo del vuelo 103 de la Pan American, que explotó cuando volaba sobre Escocia en 1988.

La Federación Internacional de Planificación de la Familia (IPPF), la organización que más promueve el aborto, la anticoncepción, la esterilización y la educación sexual hedonista en todo el mundo, llamaba al Padre Marx su "Enemigo Público No. 1".

El 17 de noviembre del 1979, el Padre Marx habló con el Papa Juan Pablo II, quien había vuelto a Roma desde EEUU, donde en la ciudad de Chicago había condenado la anticoncepción. Dijo el Padre Marx sobre esa visita:

“Le di las gracias por oponerse persistentemente a la anticoncepción. Compartí con él mis experiencias en 48 países (91 después). Le dije a Su Santidad que una vez que la anticoncepción llega a generalizarse, lo que sucede después se puede predecir: En todos los países, la anticoncepción siempre lleva masivamente al aborto; los índices de natalidad bajan; las naciones se colapsan; los jóvenes imitan a sus padres en el abuso del sexo; aumenta el número de parejas que viven juntos sin casarse y el número de familias de un solo padre; las profesiones de la medicina y las leyes se prostituyen; las enfermedades de transmisión sexual y la infertilidad aumentan; y si se puede matar antes del nacimiento; ¿por qué no después de él? Por tanto la eutanasia es inevitable.”

Cuando el Padre Marx terminó de hablar, Juan Pablo II lo miró por largo rato como si estuviera orando, y finalmente le dijo:“Usted tiene bastante experiencia. Debe llevar este movimiento provida y profamilia a todo el mundo, y si así lo hace, estará llevando a cabo la labor más importante del mundo.”

El Padre Marx también dijo:

“Lo que más niños mata es la anticoncepción, puesto que en su mayoría aborta: la píldora, el Norplant, el Depo-Provera, el DIU (dispositivo intrauterino), la píldora del día después. El futuro de la anticoncepción son los abortivos, puesto que las investigaciones se están llevando a cabo sobre éstos. Ante todo, tenemos que convencer a más sacerdotes de que la anticoncepción es la principal causa de la destrucción de la vida, la familia y las naciones. Los sacerdotes deben dar sermones sobre la profética Encíclica Humanae Vitae, y hablar en contra de la anticoncepción, los abortivos y la esterilización.”

Por más de medio siglo este monje benedictino dedicó su sacerdocio y sus increíbles energías a la lucha en contra de la “anti-trinidad” diabólica: la anticoncepción, el aborto y la eutanasia.


Conozcanos » El Fundador de Human Life International



Vida Humana necesita su Ayuda para continuar defendiendo la Fe, la Vida y la Familia