Martes, 05 de Diciembre de 2017 19:53

Los derechos de los padres de familia bajo ataque Featured

Rate this item
(0 votes)

Aviso: Este artículo y sus fuentes contienen información sobre la sexualidad humana que puede ser no apta para menores de edad u otras personas moralmente vulnerables a este tema.

 

Padre Shenan J. Boquet
Presidente
Human Life International

 

Por el hecho de haber dado la vida a sus hijos, los padres tienen el derecho originario, primario e inalienable de educarlos; por esta razón ellos deben ser reconocidos como los primeros y principales educadores de sus hijos… Los padres tienen el derecho de educar a sus hijos conforme a sus convicciones morales y religiosas… Los padres tienen el derecho de elegir libremente las escuelas u otros medios necesarios para educar a sus hijos según sus conciencias. (Pontificio Consejo para la Familia, Carta de los Derechos de la Familia, Artículo 5, 22 de octubre de 1983.http://www.vatican.va/roman_curia/pontifical_councils/family/documents/rc_pc_family_doc_19831022_family-rights_sp.html.)

 

Aunque usted no sepa nada de Alberta, Canadá, hay dos noticias que han surgido recientemente en esa provincia, que los padres cristianos de todo el mundo no pueden darse el lujo de pasar por alto. Las informaciones ponen al descubierto cuán lejos los extremistas de la revolución sexual están dispuestos a llegar en cuanto a atacar los derechos de los padres como los primeros y principales educadores de sus hijos. Los hechos, que a continuación describiremos, constituyen una muy seria alerta de lo que se viene a EEUU y a otros países, incluyendo los de América Latina, sobre todo aquellos que han cometido el gravísimo error de legalizar el “matrimonio” homosexual. 


La primera historia se trata de un proyecto de ley, recientemente aprobado, que ordena a las escuelas de Alberta que no notifiquen a los padres cuando sus hijos se unen a grupos de escolares mal llamados “alianzas entre estudiantes heterosexuales y homosexuales” [1]. Confieso que me causa enojo pensar que haya políticos y administradores escolares que tengan la desfachatez de atacar de manera tan deliberada y directa el derecho de los padres de saber una información tan crucial acerca de sus hijos. Esos políticos y administradores están abandonando traicioneramente a jovencitos vulnerables en manos de ideólogos extremistas que dirigen esas alianzas.

 

La segunda historia se trata de un matrimonio cristiano de Alberta, que asegura que le negaron su petición de adoptar a un niño, porque ellos esposos creen en la doctrina cristiana acerca del matrimonio. Según los abogados de este matrimonio, la pareja fue sometida a un examen por parte de un trabajador social sobre sus creencias acerca de la homosexualidad. Ellos respondieron honestamente que creían que la actividad homosexual está mal. No importó que los esposos dijeran al trabajador social que ellos amarían incondicionalmente a cualquier menor, aunque se declarara homosexual. El affidavit archivado a nombre de los esposos declara: “El supervisor de este caso explicó que nuestras convicciones religiosas acerca de la sexualidad eran incompatibles con el proceso de adopción” [2]. Para los ideólogos sexuales el amor incondicional no es suficiente, sino solamente las afirmaciones sin ambigüedades a favor del pecado.

 

Uno de los principales activistas provida y familia de Canadá, donde desde hace tiempo el “matrimonio” homosexual es legal, dice que esta historia es solamente una de muchas otras similares. Jonathon van Maren lo expresa diciendo: “Durante los últimos años, he conversado con muchos padres que pensaban adoptar, pero cuyas solicitudes fueron rechazadas en el acto como resultado de sus convicciones acerca de la sexualidad o que luego se enteraron de que súbita y tajantemente fueron rechazadas una vez que dichas convicciones fueron conocidas por las autoridades públicas”.

 

Piense en ello por un momento. Al negar a un matrimonio cristiano su solicitud de adoptar, debido a que creen en la doctrina cristiana acerca de la sexualidad humana, el gobierno canadiense está, de hecho, diciendo a todos los matrimonios cristianos de ese país que ellos, por definición, son incompetentes como padres de familia.

 

Ahora bien, es cierto que el gobierno de Canadá, lamentablemente, puede impedir a los matrimonios cristianos que se conviertan en padres por medio de la adopción, pero no puede impedir que nazcan niños en hogares cristianos. Sin embargo, lo que ese gobierno, lamentablemente también, sí puede hacer es atacar los derechos paternos colocando una brecha entre los niños cristianos y sus padres. Esa brecha consiste en poner a los niños bajo la autoridad de burócratas ideologizados en los asuntos más importantes.

 

Quien controle la mentalidad de la próxima generación, controlará el futuro. En 2016, en un inusual momento de candidez, uno de los principales activistas a favor del homosexualismo admitió, en la publicación Huffington Post, que su único propósito durante los últimos 25 años como activista había sido adoctrinar a los niños para que aceptasen la causa LGBT. Por ello fue que comenzó a escribir libros infantiles que presentaban personajes LGBT, porque, como él mismo explicó, una historieta es la manera más eficaz para adoctrinar a los niños para que cambien sus creencias. Y concluyó: “No estoy para nada arrepentido de ello” [3].

 

Este activista pro-homosexualismo no es el único que expresa, de forma tan descarada, esa perversa agenda. Nunca olvidaré otra historia verdadera que tuvo lugar hace algunos años. Un maestro colocó un afiche explícito, que originalmente había sido diseñado para baños públicos de homosexuales, en un aula para alumnos de 7mo y 8vo grados. El afiche, que estuvo colgado en esa aula durante meses, mostraba a dos hombres involucrados en un acto sexual junto con “consejos” sexuales explícitos [4]. Este puede ser un ejemplo extremo. Sin embargo, los planes de estudio de “educación” sexual para niños y adolescentes acerca de inmorales prácticas, como la sodomía, y sin referencia alguna al propósito y dignidad de la sexualidad humana dentro del matrimonio entre un hombre y una mujer, se están convirtiendo en algo muy frecuente. Los “educadores” sexuales “profesionales” están haciendo todo lo que esté a su alcance para asegurarse que los padres no se enteren y no puedan hacer nada al respecto.

 

Los revolucionarios sexuales saben perfectamente bien que el que controle las mentes de las próximas generaciones controlará el futuro. Por ello es que las organizaciones extremistas de izquierda invierten millones de dólares en involucrarse en la educación. Los padres cristianos saben muy poco acerca de organizaciones abortistas y pervertidoras de menores, que tienen mucho poder político y económico, como Planned Parenthood, NARAL y la ACLU, que pueden estar directamente involucradas en la elaboración de los planes de estudio de “educación” sexual que se utilizan para adoctrinar sexualmente a sus hijos [5].

 

La agenda de los corruptores sexuales es engañosa. Un reciente documental, que verdaderamente abre los ojos a cualquier persona de buena voluntad, puso al descubierto lo que sus productores llaman la “agenda engañosa” de muchos de los programas eufemísticamente llamados “educación integral de la sexualidad”. Sharon Slater, presidente de Family Watch International y la principal creadora de este documental, expresó: “Los padres tienen que saber que muchas escuelas han convertido a sus hijos en el blanco de programas explícitos de ‘educación’ sexual. El propósito de estos programas es sexualizar y radicalizar a los estudiantes desde su más temprana edad escolar” [6].

 

En la actualidad, muchos distritos escolares se están volviendo cada vez más astutos. Están desarrollando planes de estudio que entretejen sus mensajes anti-familia a través de todos los cursos, y no solamente en las clases de “educación” sexual y “salud”. Desde hace tiempo, en América Latina se conoce y se utiliza esta estrategia como “transversalidad”. El carácter transversal de la “educación” sexual inmoral hace que sea casi imposible que los padres se enteren de que les vayan a enseñar algo objetable a sus hijos.

 

Al respecto, hubo un famoso caso en el Estado de Massachusetts, EEUU. Un padre se quejó, luego de que vio los  libros que su hijo trajo a casa de la escuela. El niño era alumno de kindergarten. Los libros abordaban el tema de la “diversidad”. Uno de los libros infantiles mostraba a “familias” de padres del mismo sexo. David Parker exigió que, siendo el padre y el educador primario de su hijo, en el futuro se le informara cuándo el tema de la sexualidad iba a ser tratado en la clase. Su petición fue negada, debido a que, señaló la administración de la escuela, el tema de las relaciones entre personas del mismo sexo podría surgir en cualquier clase y en cualquier momento. Después de esto, Parker participó en una reunión acerca de este asunto y se negó abandonar el recinto hasta que el problema fuese resuelto satisfactoriamente. En vez de honrar sus derechos paternos, la administración de la escuela tuvo la insolencia de llamar a la policía y arrestarlo. Parker pasó esa noche en la cárcel [7].

 

Comprendo que esta información cause mucho temor. Pero, hasta cierto punto, ¡espero que usted sienta temor! Ahora que el “matrimonio” homosexual se ha convertido en ley federal en EEUU, estamos siendo testigos de iniciativas similares aquí como las que han tenido lugar en Alberta. Los padres tienen que saber que hay ideólogos sexuales que trabajan tenazmente para separar a los hijos de sus padres y de los valores que éstos quieren inculcarles, para entonces conducirlos hacia formas de pensar y vivir que son destructivas. De hecho, recientemente nos enteramos de que un maestro de una escuela intermedia (6to a 9no grados) del Estado de Virginia, en EEUU, distribuyó una hoja de tarea en la que pedía a los estudiantes que definieran términos como “esposa trofeo”, “amante” y “aventura amorosa” [8].

 

¿Qué pueden hacer los padres para proteger la inocencia y las almas de sus hijos? Involúcrense en la educación de sus hijos. Ya pasó hace rato la época en que los padres podían simplemente quedarse tranquilos y confiar que la escuela enseñaba a sus hijos un rigoroso plan de estudio respetuoso de los valores morales. En los temas de religión y moral, simplemente no hay excusas para confiar en nadie más. Ello incluye aun a los maestros de escuelas cristianas o católicas. Tristemente, los revolucionarios sexuales han infiltrado hasta el fondo aún a la propia Iglesia Católica. Al mismo tiempo, no hay manera de escapar de la cultura secularista de hoy en día.

 

Ahora, más que nunca, es crucial que los padres desarrollen el hábito de hablar abierta y frecuentemente con sus hijos, desde la edad más temprana. En el caso de la sexualidad humana, este tema debe tratarse con delicadeza y respeto, y según la edad y desarrollo individual de cada hijo o hija [9]. En algunos casos, los padres pueden sentir el llamado de Dios de educar a sus hijos en el hogar. Esta puede ser una excelente opción, especialmente ahora cuando, gracias a Dios y a personas dedicadas, hay muchas y magníficas opciones disponibles. Sin embargo, si sus hijos asisten a escuelas públicas o parroquiales, preste mucha atención a lo que les están enseñando. Examine el plan de estudios y los libros u otros medios que utilizan. Cuando sus hijos lleguen a casa de la escuela, pregúnteles qué aprendieron ese día. Si usted tiene tino para los temas de educación y política, es posible que Dios le esté llamando a aspirar a un puesto en la junta escolar de su localidad. O puede ser también que usted pueda participar activamente como voluntario en las reuniones de padres y maestros. Prepárese bien para defender los valores en público y para representar a otros padres cristianos.

 

Muchos cristianos son demasiado sumisos. Tienen miedo de que los etiqueten de “fanáticos”, “intolerantes” o “resentidos”. No haga ningún caso a ese tipo de sandeces, que no son otra cosa que una falta de respeto y una manera muy frívola de esquivar con prepotencia el tema en cuestión. Si usted no levanta su voz en defensa de la verdad y no protege la inocencia e integridad moral de sus hijos, ¿quién lo hará?

 

Notas:

[1]. Emma Graney, “Education Minister David Eggen confident schools will adhere to new GSA legislation,” Edmonton Journal, 15 de noviembre de 2015, http://edmontonjournal.com/news/politics/gay-straight-alliance-bill-passes.

[2]. John Cotter. The Canadian News. “Evangelical couple says adoption application was scrapped over their views on LGBT,” CTV News, 7 de noviembre de 2017,http://www.ctvnews.ca/canada/evangelical-couple-says-adoption-application-was-scrapped-over-their-views-on-lgbt-1.3667448.

[3]. S. Bear Bergman, “I Have Come to Indoctrinate Your Children Into My LGBTQ Agenda (And I’m Not a Bit Sorry), Huffpost, 2 de febrero de 2016, https://www.huffingtonpost.com/s-bear-bergman/i-have-come-to-indoctrinate-your-children-lgtbq_b_6795152.html.

[4]. Thaddeus Baklinski, “Teacher who posted graphic safe-sex pamphlets in 7/8 classroom had ‘good intentions’: school board,” LifeSiteNews.com, 9 de mayo de 2013,https://www.lifesitenews.com/news/teacher-posts-gay-sex-poster-in-grade-78-classroom-school-board-says-he-had. [Nota del Editor: Esta fuente tiene el mismo tipo de aviso que colocamos al comienzo de este artículo. Por el mismo motivo, también se pide cautela respecto de las otras fuentes citadas.]

[7]. “Lexington, Mass., father of 6-year-old arrested, spends night in jail over objections to homosexual curriculum in son's kindergarten class,” Mass Resistance, 27 de abril de 2005,http://www.massresistance.org/docs/parker/main.html.

[8]. Shreesha Ghosh, “Virginia School Worksheet Quizzed Students on 'Boy Toys' and 'Trophy Wives’,” International Business Times, 15 de noviembre de 2017, http://www.ibtimes.com/virginia-school-worksheet-quizzed-students-boy-toys-trophy-wives-2614888.

[5]. “The politics of child corruption: Boston public schools and Planned Parenthood,” STOPP, 2017, http://www.stopp.org/article.php?id=14611.

[6]. “The War on Children,” Stop CSE, Family Watch International, consultado el 30 de noviembre de 2017, https://www.comprehensivesexualityeducation.org/.

[9]. Recomendamos encarecidamente a los padres que estudien el documento del Pontificio Consejo para la Familia, Sexualidad humana: Verdad y significado, 8 de diciembre de 1995. Este documento está precisamente dirigido a los padres de familia, para ayudarlos en su grave deber de formar a sus hijos en la castidad y protegerlos de la “educación” sexual hedonista. Se encuentra disponible en español en: http://www.vatican.va/roman_curia/pontifical_councils/family/documents/rc_pc_family_doc_08121995_human-sexuality_sp.html. El personal de Vida Humana Internacional está más que dispuesto a ayudar, respetuosa y humildemente, a los padres en la comprensión de este documento, si los padres lo estiman necesario.

 

Portada Noticias » Los derechos de los padres de familia bajo ataque

Latest from

back to top